sábado, 4 de enero de 2014

Fin de año... año nuevo

Terminó el 2013 y no pude escribir en este blog mis pensamientos en el fin de año, lo de siempre: falta de tiempo,  falta de computadora y mala conexión.Pero ahora aprovecho que tengo disponibles las tres cosas (tiempo, computadora y conexión) para hacer mi primer texto del 2014. - Es sábado, son las 6 y 40 de la noche y vine hasta la emisora auna gestión personal.

El pasado 2013 para mí fue un año difícil y al mismo tiempo reconfortante. Creo que ya lo he dicho pero en tiempos de fin de año hay que recordar lo más importante que nos ha sucedido, y para mí, para mi familia y kis amigos fue significativo el proceso de enfermedad provocado por el cáncer de mama que felizmente atendí hace ya siete meses, y del cual me siento bastante recuperada. Esa lamentable enfermedad me permitió ver que tengo más amigos de los que creía, en verdad muchos más. Por eso di gracias y vuelvo a dar gracias a quienes me apoyaron y me dieron una paloabra de apoyo, tan necesaria en esos casos. También me sirvió para saber que lo más importante en esta vida es tener salud, tener gente con quien contar y ser optimistas.

Mi vida no es fácil, como la de muchos "cubanos de a pie", de los que vivimos del salario, sin embargo la satisfacción de contar siempre con un personal de salud que me atendió, recibir las medicinas que necesité, me hace sentir bien, muy bien.
Como siempre también tengo que agradecer a quienes me ayudaron económicamente porque lamentablemente un Buenos días, cómo estás?, gracias, puedes contar conmigo, y todas esas muestras de afecto, buena educación y agradecimiento   no sirven para ir a la Plaza del Mercado y comprar lo que necesito para alimentarme. Por eso, siempre estaré agradecida de quienes me dieron ayuda económica y espero que se les multiplique para que tengan un 2014 próspero, pero sobre todo, con buena salud.

En el 2013 no logré arreglar la parte de la casa que se está cayendo,  ni siquiera pude soñar con comprarme la computadora, y alguna que otra vez  nos vimos contando los quilos para garantizar el almuerzo o comprar un par de zapatos necesarios... pero, en el 2013 salí adelante de un problema grave de salud y le gané la pelea al cáncer -al menos por ahora-, mi familia se solidificó, nos unimos más, mi hija ha seguido siendo una niña aplicada, inteligente y sobre todo con los pies en la tierra, muy objetiva y realista que sabe apreciar y dar valor a lo bueno que le rodea; en fin,  tengo vida, tengo familia, tengo un techo, tengo un hogar, tengo trabajo y tengo amigos.

Claro que para este 2014 tengo también la gran esperanza de ver los avances de la economía que se han anunciado reflejados en mi mesa y en mi calidad de vida, espero ansiosa un cambio de salario para mejor y seguir contando con la salud y las cosas buenas que logre el año que terminó.

Ahora estoy en un gran aprieto: los quince años de mi Lili... ya veremos...

1 comentario:

  1. ¿OYE, CUÁNTOS "DÓLARES" QUIERES PARA LOS 15 DE TU HIJA? ¡MANDAME A DECIR!

    ResponderEliminar

Si va a opinar, hágalo de manera respetuosa. No publico palabras ofensivas. Gracias