sábado, 14 de noviembre de 2015

Peligro: DERRUMBE





Edificio Caymari, ubicado en la calle Merchán
“Marle, hace falta que hagas un escrito, una crítica, o algo del edificio de la calle Merchán, es un peligro para los niños”, me dijo un vecino visiblemente preocupado. Y aunque su frase fue breve y algunos de los que leen ahora, no la hayan entendido, para cualquiera de los habitantes de Manzanillo,  está muy claro a qué se refería. Para mí también, por supuesto.
De cualquier manera, volví a pasar por el lugar donde está el “edificio de la calle Merchán” para ratificar lo que ya sabía: el conocido antiguamente como el  edificio Caymari –nunca he sabido bien dónde van las i/y- está en peligro de derrumbe inminente, y a lo que se refería mi vecino, tal y como me dijo, es al hecho de que muy cerca está la escuela primaria José de la Luz y Caballero, por lo que diariamente transitan niños y niñas por la acera donde está ubicado.

martes, 10 de noviembre de 2015

Entonces ¿hay bloqueo o no?



Hay tantas personas que aseguran que lo del bloqueo es un cuento, que me puse a investigar, para sacar, como dice el periodista Reinaldo Taladrí, mis propias conclusiones. Porque además, siempre me he preguntado,  ¿y si el bloqueo es una pantalla del gobierno cubano, por qué los Estados Unidos no lo eliminan, y dejan sin justificación a Cuba?
Buscando elementos supe que aunque el bloqueo fue decretado formalmente mediante Orden Ejecutiva del presidente John F. Kennedy el 3 de febrero de 1962, ya desde el mismo año 1959 el Gobierno de los Estados Unidos negó la concesión de un modesto crédito solicitado por Cuba para mantener la estabilidad de la moneda nacional. Desde ahí mismo empezó esto…
Su objetivo, está planteado en el Informe secreto del funcionario del Departamento de Estado, I. D. Mallory, desclasificado en 1991. En Department of State: Foreign Relations of United States, volume VI, 1991, p. 886. “(…) a través del desencanto y el desaliento basados en la insatisfacción y las dificultades económicas (…) negarle dinero y suministros a Cuba, para disminuir los salarios reales y monetarios, a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno (…)”.  Aquí no puedo escribir la expresión que vino a mi mente, por respeto a quienes leen, pero está de madre aceptar así, sin más ni más, que quieran matar de hambre al pueblo para que se vire contra el gobierno.